Cual es la diferencia entre suelo Urbano, Urbanizable y Rústico

A menudo nos planteáis dudas sobre que tipo de suelo es un terreno que os interesa y que se puede construir. Por ello nos ha parecido interesante aclararlo y explicaros las diferencias existentes entre los distintos tipo de suelo.

Antes de empezar, debemos distinguir entre la clasificación y la calificación del suelo

La clasificación del suelo se refiere a las distintas clases o tipos de suelo.

En cambio, la calificación se refiere al uso y las posibilidades edificatorias de un terreno. Son características específicas de un terreno en relación a su coeficiente de edificabilidad y a las normas específicas que se le aplican (usos permitidos, alineaciones o altura máxima, entre otros).

Tabla de contenidos

  1. Suelo Urbano
  2. Suelo Urbanizable
  3. Resumen Suelo Rústico

1. Suelo Urbano

Es el suelo que está listo para edificar. Se incluye en el plan urbanístico de una ciudad o municipio y cuenta con los permisos y características para edificar en él. Se trata de terrenos que disponen de todos los servicios urbanos necesarios, red de abastecimiento y evacuación de agua, suministro eléctrico y acceso rodado.

En el plan urbanístico, se distingue, dependiendo de la zona donde esté ubicado el suelo, condiciones particulares de edificabilidad, usos permitidos, ocupación, edificabilidad máxima, alineaciones, altura máxima, etc

2. Suelo Urbanizable

Aunque aún no está desarrollado completamente, se considera apto para la urbanización en el futuro. Destinado a un posible crecimiento urbano del lugar y que en un momento determinado puede pasar a ser urbano, tras las actuaciones de transformación urbanística pertinentes.

Suelen contar con un plan de ordenación urbana que establece las condiciones para su desarrollo.

Antes de poder construir, el terreno urbanizable necesita ser recalificado y recibir la aprobación para su urbanización por parte de las autoridades competentes.

Estas obras de urbanización pueden incluir la reforma interior del terreno, su renovación y mejora urbana, la obtención de dotaciones públicas o su reurbanización. Todas estas actuaciones vendrán definidas por alguna figura de desarrollo, como un Plan Especial o un Estudio de Detalle.

Esto a veces puede requerir que varios propietarios se pongan de acuerdo, deban formar una Junta de Compensación, desarrollo de Proyecto y su aprobación del Proyecto por el ayuntamiento.

3. Suelo Rústico

Es aquel Suelo que aparece en el Plan General de Ordenación Urbana como no urbanizable por estar destinado a actividades agrícolas, ganaderas, forestales o conservación del medio ambiente.. Normalmente, no cuentan con los servicios urbanos y de abastecimiento que los terrenos anteriormente descritos.Las regulaciones suelen ser menos permisivas en términos de construcción de edificaciones, y pueden variar según la zona y las características del terreno.

Dentro de los suelos rústicos hay que diferenciar dos tipos:
Suelo no urbanizable normal: como regla general, no se permite la construcción, aunque en determinados casos, y en base a la legislación concreta del lugar, sí se contempla construir edificaciones, siempre que estén relacionadas con la explotación del terreno, ejemplo un almacén o un establo.
Suelo no urbanizable protegido: se trata de suelo rústico con algún tipo de protección específica y está prohibido cualquier tipo de construcción, ejemplo parajes naturales.